Detalles

Vendemos Rentamos Y Administramos Propiedades

Soy Vendedor De Casas Y Departamentos

Por qué decidí seguir el oficio de vendedor de casas? Hago un poco de historia estudié arquitectura y me dediqué al oficio durante algunos años, salí de la escuela en junio de 1981 e inicié mi trabajo como ayudante de todos en un despacho que desarrollaba conjuntos habitacionales, de oficinas, de bodegas y cubría casi todo lo que se refiere a “pegar tabiques”, digamos que había hecho experiencia viendo cómo se lleva a cabo la edificación de algún tipo de proyecto. En mi trayectoria en la construcción acumulé 46-48 conjuntos entre vivienda, oficinas y bodegas.

En algún momento decidí que requería dedicarme como responsable absoluto de mis propias obras, lo hice, me dedique 10 años a construir con mis conocidos, amigos y gente que iba llegando por recomendación. Cuando todo eso se terminó, intenté trabajar para las empresas y mi sorpresa fue enorme porque me di cuenta que desafortunadamente la corrupción había alcanzado también a las empresas particulares. En ese momento tuve que hacer una pausa en mi vida y reflexionar que tipo de actividad sería tan placentero como la construcción, por supuesto que primero era la cuestión económica. Me tomó 3 meses hacerme a la idea de que vender y rentar casas sería un buen oficio ya que está relacionado con la construcción, me ha ayudado? Seguramente ha sido un buen hándicap a mi favor.

Cuando mi decisión estaba tomada me encontré con una oficina, la de nosotros, con muchos gastos que cubrir y ninguna propiedad en nuestra cartera de propiedades. El inicio fue como el de todo aquel que decide aventurarse en las ventas, el miedo que en alguna parte de mi infancia quedó impregnado en mis emociones y pensamientos. Buscar y hacer esas llamadas para interesar a alguna persona por mis servicios de vendedor era un gran triunfo en mi caminar por el oficio, me paralizaba el temor del rechazo, el solo tomar el teléfono me hacía hacerme un ovillo emocional y físicamente.

Con el paso de los tiempos sí hacía esas llamadas pero me seguían causando una enorme desazón en mis emociones. Seguramente en alguna parte de mi proceso de aprendizaje me di cuenta que los monstruos que me espantaban solo estaban en mi mente infantil y que ahora de mayor todo era distinto, por supuesto tuve que trabajar y sigo trabajando aún en mis emociones y mi estado anímico para cambiar mi pensamientos.

Es un enemigo el miedo?

Seguramente al inicio sí, pero cuando hacía la primera, la segunda, y las sucesivas llamadas y obtenía alguna propiedad para la venta era una inyección que inflaba mi estado anímico y abrazaba mi estado emocional hasta convertirlo en un placer positivo.

Usted que está iniciando su vida en las ventas, lleve al miedo a su lado que camine a su lado, cuéntele como se siente y que es lo que haría si lo convierte en su aliado y su amigo.

Le sugiero que lea libros que hablen del miedo, personalmente tengo dos en mi mente que a mí en lo personal me han ayudado: “El poder del pensamiento positivo” de Norman Vincent Peale y “Despertando al gigante interior” de Anthony Robbins, naturalmente hay que leer muchos más.

Y hable, haga esa llamada, busque esa propiedad es posible que el propietario este esperando a quién pueda ayudarle a resolver su necesidad.

Si ha definido que este será el oficio de toda su vida, a la vuelta de los años, podrá transmitir sus sentimientos del inicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comparar

Ingrese su palabra clave